El “qué dirán”

Buen mes de Junio para todos y todas!

Esta semana estuve prestando especial atención a cuáles son los disparadores de mis nervios al hablar con ciertas personas y noté que una de esas razones es la necesidad de aprobación al instante de lo que estoy diciendo. Conscientemente yo no me preocupo por eso y de hecho pienso que no me interesa demasiado la opinión de los demás. Sin embargo, en esos momentos esas sensaciones afloran.

Es algo bastante extraño pero se que le ocurre a muchas más gente de lo que se cree. La crítica es algo sano si se toma de manera positiva, pero en el momento se puede llegar a sobre-dimensionar el hecho de que alguien no este de acuerdo con la opinión propia. Pasan miles de pensamientos por mi cabeza mientras formulo una frase y analizo todo lo que se puede estar pensando sobre mi, teorizando todo lo que puede llegar a pasar…

Además, noté que el contexto influye mucho en estas situaciones. No es lo mismo dar mi opinión adelante de un grupo de amigos, o en una clase donde hay una relación cercana entre alumnos y profesores, que darla delante de desconocidos, o una clase con una relación unidireccional. Estoy intentando averiguar si ésto es solo un desencadenante que se puede superar fácilmente, o la raíz del problema se encuentra en alguna mala experiencia pasada que me hace poner especial foco en algo que no es realmente importante.

Son tiempos de cambio… a veces estoy con más o menos ganas de escribir, según el momento. Seguramente se van a dar cuenta. Por el momento espero poder enfrentarme a todo lo que me atemoriza y hacer de ello un hábito para construir un camino a la auto superación.

Seguro traigo novedades en la semana. Un gran saludo!

Anuncios

Conforme con mis expectativas

Buenas noches a todos! Antes que nada quiero aclarar que no escribí ninguna entrada en la semana debido a que tuve algunos problemas con Internet en mi domicilio, así que no pude conectarme de manera muy seguida.

Durante toda esta semana mi estabilidad emocional fue bastante positiva, con altibajos como siempre, pero el balance general me motiva mucho a seguir con esto. Ya solo el hecho de sentirme inmerso en este proyecto y tenerlo en mente todos los días de mi vida me hace estar enfocado y me permite ir mejorando gradualmente.

Aspectos positivos de la semana y cómo hice para que funcionaran

Para los que no saben por las entradas anteriores, me auto-diagnostico con fobia social, lo cual me dificulta realizar actividades simples que incluyan relacionarme en sociedad, y que pueden llegar a ser un verdadero tormento.

Más allá de esta cuestión, estoy trabajando sobre un punto que considero es muy importante para poder afrontar este problema y es la inteligencia emocional. Por el momento llego a la conclusión de que todo es un balance entre comprender cómo funciona nuestro cuerpo, nuestros pensamientos ante las situaciones que nos generan ansiedad y a la vez evitar pensar demasiado en el momento en que estamos viviendo la experiencia, ya que el “pensar demasiado” conocido como “overthinking” evita que nos focalicemos en superar la situación de la manera adecuada. Ahí es cuando (por lo menos desde mi experiencia personal) descubrí que el camino del análisis exhaustivo con el fin de buscar la causa de los problemas solamente es efectivo en la teoría, pero si queremos ser pragmáticos y aplicar el conocimiento a la realidad debemos enviarle señales a nuestro cuerpo de manera simple.

Una vez que tuve planteada esta situación entendí que todo lo que había hecho durante una gran cantidad de tiempo y la cantidad de energía que gasté en deducir mi problemática tenía un punto ciego: necesitaba crear un puente entre la teoría y la práctica. En este momento me encuentro en el paso de descubrir cómo crear esa transmisión de conocimiento de manera simple y eficaz para que mi cuerpo lo interprete.

La estrategia planteada frente a la ansiedad social

Teniendo en cuenta de que nuestras reacciones químicas son prácticamente la base de nuestro lenguaje no verbal, tengo que enviarle información a mi cuerpo para poder estar relajado en situaciones de tensión, es decir, dominar cuerpo y mente. Uno podría caer tranquilamente (y ya he caído durante años) en el típico pensamiento interno de “tranquilo, no estoy nervioso, es muy simple, lo voy a hacer perfecto…” que ya mencioné en la entrada anterior y que produce un efecto totalmente contrario al que buscamos. Lo que intento hacer es buscar una alternativa más efectiva, intentando llegar al mismo objetivo pero con resultados positivos reales.

Lo que mejor me dio resultado es utilizar el concepto de metáfora. Parece que a nuestro cuerpo y mente le va bien este término. Tenemos que remitirnos a algo más filosófico y ver cómo vemos a la gente con quien interactuamos. Un gran video de una charla TED sobre una persona que padecía miedo escénico me enseñó a ver una exposición en público como un viaje, en el cual nosotros cumplimos el rol de guía por momentos pero todos tenemos un objetivos común. Dicho en criollo “estamos todos en la misma”. Con esto me di cuenta que mi metáfora sobre esas situaciones era ver a las personas como una criatura abominable (como se hace referencia en el video) y con quien quería quedar bien todo el tiempo, entendiendo que esta iba a estar juzgándome en cada gesto, en cada palabra…

Intenté aplicarlo a situaciones menores como exponer una idea en un grupo reducido, dar una opinión con un grupo de amigos y conocidos que no sabía si iba a tener total aprobación (jamás lo hubiese hecho antes sin ponerme nerviosísimo) y me está dando resultados muy positivos.

El gran desafío

Claramente el desafío es poner en práctica este concepto e ir entrenándolo para que mi cuerpo entienda mejor lo que pretendo.

En unas pocas semanas tengo que dar una exposición de media hora frente a toda la clase, y el profesor recalcó que tenemos que ser muy claros y muy didácticos en la explicación ya que en eso iba a basarse la calificación. Al comienzo me aterró la situación y me causó miedo por sudar excesivamente frente al público y pasar vergüenza (ya me ha pasado ciertas veces no poder controlar mi sudoración), pero ahora estoy bastante entusiasmado, de hecho con ganas de que llegue ese día. Independientemente de la calificación que tenga, lo importante es el desafío de interactuar con el público como pares y no como rivales. Se que voy a estar nervioso como cualquier persona pero pensando de esa manera confío en que ya no voy a buscar la aprobación constante de los demás en lo que digo sino que me voy a enfocar en que me entiendan y ser claro en mi exposición, en lugar de controlar cómo están mis nervios.

Eso es lo que voy a estar trabajando durante estas semanas. Los mantengo actualizados sobre este “experimento” que estoy llevando a cabo. Un gran saludo a todos!

Tropezando pero firme en la lucha…

Buenas noches! No escribí durante la semana como había planeado porque tuve una especie de depresión, producto de mi estabilidad emocional. Durante ésta semana fueron pasando cosas buenas y malas que me ayudaron a comprender un poco más mi problema.

En la entrada pasada hablé de autismo, lo cual no es así, no tengo eso. Descubrí casi con un 100% de certeza que padezco de fobia social, y eso es lo que me causa gran cantidad de ansiedad al tener que afrontar determinadas situaciones sociales (no todas). Igualmente, todo esto depende del día, del contexto, de la situación en particular y demás…

Repasando los objetivos planteados

Respecto al ejercicio no tuve problema con cumplirlo. Mi resistencia y fuerza está aumentando de manera bastante positiva. Con los ejercicios de respiración no he tenido el mismo compromiso… no se por qué no me tomo el tiempo de relajarme y quitar la tensión que llevo acumulando durante toda la semana. Cuando termine de escribir esto voy a hacer una hora de relajación. Además, me di cuenta que estar tantas horas en la computadora me causa un malestar general, tanto en mi humor (que puede deberse a la contractura general y la mala postura) como en mi psiquis.

El levantarme todos los días y acostarme a determinados horarios no ha funcionado muy bien. Si bien aproximadamente 4 o 5 días de la semana he cumplido, los días que no he cumplido me he levantado MUY tarde y acostado muy tarde también.. un claro insomnio por la noche, y a la hora de levantarme es como si la cama no me soltara, me siento débil y no puedo comenzar el día. Claramente voy a darle mucha más prioridad a este punto durante la semana.

La actividad que hice para generarme un grado leve de ansiedad fue salir con una amiga a almorzar. La verdad que todo fue muy bien y me sentí mejor luego de haber podido hablar con alguien sobre muchos temas, me sirvió para desahogarme parcialmente. La de esta semana definitivamente sí será ir de compras.

Siguiendo con lo último que mencioné: la semana que viene tengo una exposición en la Universidad adelante de toda la clase de aproximadamente media hora en la que debo exponer yo solo. Me causó un poco de terror al inicio pero viendo ciertos videos y publicaciones motivadoras me ayudan a entender que la clave es el enfoque que ponemos en esas situaciones. Independientemente de la realidad lo que nos provoca la ansiedad es cómo la interpretamos y que visión anticipamos/percibimos del público. No hace falta ser perfecto, sino enfocarse en un discurso de calidad con una buena pedagogía.

Sobre todo esta semana aprendí que la mente nos envía señales contrarias de lo que pretendemos. Es decir, si nos decimos a nosotros mismos “no tengo miedo, no tengo miedo, estoy muy seguro…” y nos mentimos, tendremos aún más miedo y más inseguridad. Por eso voy a dejar fluir mis sentimientos de inseguridad sin que me preocupen, ya que todos me manifestaron tener nervios de pasar al frente en la futura exposición.

En resumen, con el ejercicio seguiré igual, voy a intentar dormirme y despertarme mucho mas temprano que de costumbre respetando los horarios pactados en la entrada anterior, cumplir con la actividad que me saque de mi zona de confort y realizar los ejercicios de relajación TODOS los días para ver como se altera mi humor haciéndolos.

También me comprometo a publicar una entrada en la semana contando mi progreso e intentando no deprimirme de la manera que lo hice esta semana..

En conclusión

Fallé parcialmente pero también rescato muchas cosas buenas. Sabía que esta lucha sobre cambiar mi forma de vida no iba a ser fácil, estoy identificando muchos factores negativos que antes ignoraba y estoy seguro que con el tiempo voy a poder cambiarlos. Todo el proceso es muy cuesta arriba y espero hacerlo mucho mejor esta semana que la anterior respetando bien los puntos fundamentales.

Un saludo y buena semana!

Comienzo del proyecto: objetivos

El día de hoy, Lunes 13/5/2019 doy comienzo a la iniciativa de “Controlando tu vida”.

Bienvenidos a la primera entrada de mi blog! Mi nombre es Juan y estoy acá para cambiar hábitos negativos que no me permiten prosperar en la vida. Voy a tratar de ser conciso en qué me trajo hasta acá, cuales son mis objetivos y qué resultados espero obtener.

He llegado al punto de “estancarme” en mi vida actual… de modo que no dejo de procrastinar y me mantengo suspendido en mi zona de confort. Hace poco comencé a analizar las causar de por qué no puedo tener la vida que quiero, y me cuenta que se debe a diversos factores que no me permiten progresar; entre ellos un grado leve de autismo (según mis propias conclusiones) y un grado de ansiedad muy elevado en situaciones de interacción social. Quiero enfocarme en el segundo punto, que puede darse como consecuencia del primero (o no), pero es una realidad concreta. Mi ansiedad se traduce en actuar extraño delante de los demás, quedarme sin palabras, sudar excesivamente y tener palpitaciones. Una situación cotidiana para muchos puede representar un gran desafío para mi.

Además de esto, me di cuenta de que hay días en que ese nivel de ansiedad es mucho menor o casi nulo, pero al despertarme al día siguiente reaparece… por eso relacioné mi ciclo del sueño excesivamente alterado como una de las causas de este trastorno. Además el evitar situaciones de tensión termina haciendo que se acumule aún mas y solo me causa tranquilidad en el corto plazo, ya que cuando ocurre algún hecho que me provoque ansiedad, se potencia en gran medida.

Por otra parte, entiendo que muchas personas sufren de estos trastornos, incluso en gran medida, y eso me sirve para olvidar que no estoy solo en esos días en que todos parecen “ser normales” excepto yo. Así que lejos de ponerme en el rol de víctima decido pasar a la acción para poder reducir todos los malos hábitos que potencian estos problemas.

El formato de esta nueva iniciativa

La idea es realizar cambios sistemáticos durante un período de 365 días, mostrando el progreso y los obstáculos que se presentan sobre lo que me voy proponiendo semana a semana. De esta manera espero poder lograr el control de mi vida, así como también motivar a personas que están pasando para la misma situación y necesitan apoyo para dar el primer paso hacia un cambio, o simplemente sentirse acompañados.

Voy a subir una entrada semanal los días Domingo contando el progreso de mi semana, y además alguna otra entrada adicional con cosas que quiera contar sobre mi progreso, los días Miércoles, Jueves o Viernes. Todas estas semanas voy a proponerme objetivos que se tienen que mantener durante el resto de las semanas, y que aumenten gradualmente en complejidad.

Objetivos de la primera semana

  • Hacer ejercicio 4 veces a la semana (seguramente por mis horarios serán los Martes, Jueves, Sábados y Domingos).
  • Realizar ejercicios de respiración y auto-masajes para relajar los músculos, evitando la tensión en la zona del cuello y los hombros.
  • Levantarme todos los días antes de las 11:30 a.m. y acostarme antes de las 3:00 a.m. como máximo (planeo ir reduciendo el rango conforme vayan pasando las semanas).
  • Realizar alguna actividad que me genere un grado leve de ansiedad (para comenzar a exponerme gradualmente).

Cualquier comentario sin intenciones de ofender es bien recibido

Si pasás por alguno de estos problemas o querés darme un punto de vista, consejo o sugerencia que me ayude a plantear el proyecto de manera más solida, no dudes en escribirme! Me ayudaría mucho para poder enriquecer la experiencia.

Manos a la obra y hasta la próxima semana!